Z de Zarpar

Zarpar para derribar (pre)juicios.

Zarpar para ver del otro lado.

Zarpar para explorar límites.

Zarpar para sentirme libre.

Zarpar para saltar al vacío.

Zarpar para emocionarme.

Zarpar para encontrarme.

Zarpar para asombrarme.

Zarpar para arriesgar.

Zarpar para aprender.

Zarpar para respirar.

Zarpar para conocer.

Zarpar para temer.

Zarpar para volver.

Zarpar para dudar.

Zarpar para llorar.

Zarpar para volar.

Zarpar para amar.

Zarpar para vivir.

Zarpar para reír.

Zarpar para ser.

____________________________________________________________________

Días de abecedario 

Es un juego en el cual escribimos durante 26 días seguidos utilizando cada una de las letras del abecedario. Revolvemos recuerdos, posamos la mirada en los detalles, imaginamos, escribimos sobre viajes verdaderos, internos, poblados. Escribimos sobre calles, sombreros, tortas de manzana, aromas, detalles pequeños, sensaciones, pájaros, utilizando las letras del abecedario.

Si quieres más información clickea aquí.

Por cierto, todas las fotografías que acompañarán a cada palabra las he realizado yo, así podéis ver un poquito más de mis fotos. Muchas de ellas no están publicadas en ningún lado, así que con este proyecto podré hacer algo con casi treinta fotos que me gustan y tenía guardadas 🙂

Y de Ya

Ya llegó el día.

El tan deseado y esperado dieciséis de octubre.

Y lo más extraño de todo es que todavía no lo siento así. Es decir, es como si mi cuerpo no hubiera interiorizado que el día ha llegado y que hoy partiremos. Es tan extraño…

Mi madre dice que eso me está pasando porque estoy acostumbrada a esperar al viaje, no a vivirlo. Y creo que más razón no podría tener. Sólo he vivido este viaje en un formato: el de los sueños, el de los futuros. Sin darme cuenta de que ya no es futuro sino presente. Y todavía no lo he asimilado.

Es como que sé que me voy, pero seguro que si alguien me dijera de vernos dentro de un par de días, probablemente mi primera respuesta intuitiva sea un «claro, sin problema». Cuando en teoría dentro de dos días estaré por Shanghái.

Increíble. Qué sensación tan rara.

Ya queda poco para zarpar. Ya queda poco para dejar de imaginar mi sueño para comenzar a vivirlo.

Preparados… listos… ¡YA! ✈️

____________________________________________________________________

Días de abecedario 

Es un juego en el cual escribimos durante 26 días seguidos utilizando cada una de las letras del abecedario. Revolvemos recuerdos, posamos la mirada en los detalles, imaginamos, escribimos sobre viajes verdaderos, internos, poblados. Escribimos sobre calles, sombreros, tortas de manzana, aromas, detalles pequeños, sensaciones, pájaros, utilizando las letras del abecedario.

Si quieres más información clickea aquí.

Por cierto, todas las fotografías que acompañarán a cada palabra las he realizado yo, así podéis ver un poquito más de mis fotos. Muchas de ellas no están publicadas en ningún lado, así que con este proyecto podré hacer algo con casi treinta fotos que me gustan y tenía guardadas 🙂

X de XOXO

Querida yo, es decir, Marta:

antes de nada, quiero darte mi enhorabuena. ¡Lo has conseguido! Estás a apenas dos días de comenzar la mayor aventura de tu vida y de hacer tus sueños realidad. Sé que el otro día te sorprendiste cuando Miguel contó que la primera vez que dijiste con firmeza que te irías a Nueva Zelanda fue en febrero… de 2016. Es decir, hace casi casi casi casi dos años que llevas planeando esto. Y lo has conseguido.

Por otro lado quiero decirte que sé que estás aterrada, y quiero que sepas que es normal. Deja de sentirte mal por ello. ¿A quién no le daría miedo irse, literalmente, a la otra parte del mundo? ¿A iniciar una nueva rutina en un país, cultura e idioma que no solo no son el tuyo, sino que desconoces por completo? Quizás eso venga de familia… tanto tu madre como tu padre lo hicieron en su día. Quizás genéticamente no estés hecha para quedarte fija en un lugar. Quizás sea más cosa de átomos que de personalidades…

No me quiero ir por las ramas.

Que no te preocupes por tener miedo. Lo importante es que tu temor no te paraliza -si así fuera tendríamos un grave problema-, sino que es un temor controlable. No te sientas rara, todos sentimos vértigo ante las primeras veces.

Ah, también quería recordarte que disfrutes a tope. Ya sabes que allí todos tus sentimientos se intensificarán por mil, tanto los buenos como los malos. Pero ya sabes, intenta siempre que la balanza sume más y reste menos. Disfruta de cada segundo porque los días vuelan. Y no quieras quedarte en tierra viéndolos ir. Abre tus alas y vuela con ellos. Vive.

Mucho ánimo con tu nueva aventura, no me cabe duda que será genial. Te lo mereces.

Un beso y un abrazo… bueno, mejor dicho XOXO, como se dice en inglés (hay que practicar el idioma).

T(m)e quiero,

Marta.

____________________________________________________________________

Días de abecedario 

Es un juego en el cual escribimos durante 26 días seguidos utilizando cada una de las letras del abecedario. Revolvemos recuerdos, posamos la mirada en los detalles, imaginamos, escribimos sobre viajes verdaderos, internos, poblados. Escribimos sobre calles, sombreros, tortas de manzana, aromas, detalles pequeños, sensaciones, pájaros, utilizando las letras del abecedario.

Si quieres más información clickea aquí.

Por cierto, todas las fotografías que acompañarán a cada palabra las he realizado yo, así podéis ver un poquito más de mis fotos. Muchas de ellas no están publicadas en ningún lado, así que con este proyecto podré hacer algo con casi treinta fotos que me gustan y tenía guardadas 🙂

W de Whakarewarewa

Me encantan las palabras de procedencia maorí.

Los maoríes son el pueblo indígena de Nueva Zelanda. Esta etnia originaria de la Polinesia llegó a tierras neocelandesas sobre el 1200-1300, considerándoles como el primer asentamiento humano de Nueva Zelanda. Actualmente el 14,6% de la población del país es maorí, es por ello que la cultura maorí está muy presente en el país del kiwi, y muchos lugares conservan su nombre indígena.

Y no hay cosa que más me encante que aprender palabras maoríes y leer el nombre de diferentes sitios. Es que las palabras maoríes tienen como una cierta musicalidad que me hacen revolverme del gusto en mi interior. No sé, será cosa de que me gustan las letras… Así que voy a poner aquí una lista de lugares cuyos nombres me encaaaaaaaantan 😍:

  • Akaroa
  • Aramoana
  • Tauranga
  • Kaikoura
  • (monte) Maunganui
  • Whanganui
  • Whangarei
  • Porirua
  • Paeroa
  • Waihi
  • Paraparaumu
  • Matamata
  • Wanaka
  • Te Anau
  • Timaru
  • Tokora
  • Motueka
  • Keri Keri
  • Hakataramea
  • Huapai
  • Peka Peka
  • Papatoetoe
  • Opotiki
  • y así podría seguir hasta el infinito…

Y por supuesto, hay un lugar que no me puedo dejar… ¿sabíais que en Nueva Zelanda está el lugar con el nombre más largo del mundo? Es una colina de 85 letras, así que coge aire porque te va a hacer falta… ¿estás listo? Allá voy:

Taumatawhakatangihangakoauauotamateaturipukakapikimaungahoronukupokaiwhenuakitanatahu

El-lugar-en-Nueva-Zelanda-con-el-nombre-más-largo-del-mundo-1000x480

Uf… curioso, ¿eh?

Pero la palabra maorí que más me gusta por encima de todas, no entiendo todavía por qué, es Aotearoa, que es el nombre maorí para Nueva Zelanda, y literalmente significa «tierra de la gran nube blanca».

No sé si es por cómo fluyen las vocales entre sí, haciéndose tan dulces y musicales de pronunciar o por qué (a veces pienso que es porque sus nombres me recuerdan a un juego de Game Boy de Hamtaro, que tenía un «diccionario ham-ham» con palabrejas raras), pero Aotearoa es mi palabra maorí favorita (por ahora). No sé cuántas más conoceré durante mi año en Nueva Zelanda, pero estoy deseando descubrirlas 😍

____________________________________________________________________

Días de abecedario 

Es un juego en el cual escribimos durante 26 días seguidos utilizando cada una de las letras del abecedario. Revolvemos recuerdos, posamos la mirada en los detalles, imaginamos, escribimos sobre viajes verdaderos, internos, poblados. Escribimos sobre calles, sombreros, tortas de manzana, aromas, detalles pequeños, sensaciones, pájaros, utilizando las letras del abecedario.

Si quieres más información clickea aquí.

Por cierto, todas las fotografías que acompañarán a cada palabra las he realizado yo, así podéis ver un poquito más de mis fotos. Muchas de ellas no están publicadas en ningún lado, así que con este proyecto podré hacer algo con casi treinta fotos que me gustan y tenía guardadas 🙂

 

 

V de Viajero

Si hay algo que muchas veces que causan cierto desconcierto (jeje, rima) son las definiciones. Hay una en particular cuyo uso a veces no me queda clara. Y esa es la definición de viajero.

Si busco en Google la definición de viajero me sale que:

adjetivo
  1. Que viaja.
    «el artista viajero confesó que se sentía completamente solo en aquella gran ciudad»
  2. nombre masculino y femenino
    Persona que hace un viaje, especialmente largo.
    «la ciudad de Venecia tiene una gran afluencia de viajeros»

Entonces… ¿cuándo comienza alguien a considerarse viajero? ¿Sólo cuando está viajando, cuando viaja con asiduidad o sólo cuando hace viajes «especialmente largos»? ¿Y si hace muchos viajes cortos? ¿Eso es ser viajero? ¿Y cuánto tiempo tiene que pasar para que dejes de ser viajero?

Luego el dolor de cabeza se acrecienta cuando metemos de por medio la palabra «turista». De nuevo, si busco en Google, encuentro que:

  1. nombre común
    Persona que visita o recorre un país o lugar por placer.
    «los turistas japoneses tomaban muchas fotos; el hotel de Guayaquil estaba repleto de turistas»

¿Quééééé? ¿En lo que se diferencia un viajero de un turista es el viajar por placer? Entonces, si sólo viajo por trabajo, ¿ya podría considerárseme viajero, aunque no me de tiempo a ver ná de ná? Si es así, ¿por qué la gente se ofende tanto si le consideran turista y miran con cierto desprecio a este último?

Toda esta ¿reflexión? viene porque desde hace mucho tiempo veo que cada vez más se ha creado una brecha entre las palabras «viajero» y «turista». Es como si el primero fuera sinónimo de autenticidad, y el segundo ha adquirido una connotación más peyorativa, más fea. Por no hablar si metemos la palabra backpacker o mochilero, que es como si fuera la autenticidad viajera al cuadrado.

Pues eso, que siempre he sido un poquito exquisita con las definiciones. Y ésta me las trae un poco de cabeza.

Que cada uno se considere como desee.

 

P.D. de por si tenéis curiosidad sobre lo que pienso yo: para mí viajero es el que viaja, y mientras viajas eres turista, ya sea con maleta o mochila. Fin.

____________________________________________________________________

Días de abecedario 

Es un juego en el cual escribimos durante 26 días seguidos utilizando cada una de las letras del abecedario. Revolvemos recuerdos, posamos la mirada en los detalles, imaginamos, escribimos sobre viajes verdaderos, internos, poblados. Escribimos sobre calles, sombreros, tortas de manzana, aromas, detalles pequeños, sensaciones, pájaros, utilizando las letras del abecedario.

Si quieres más información clickea aquí.

Por cierto, todas las fotografías que acompañarán a cada palabra las he realizado yo, así podéis ver un poquito más de mis fotos. Muchas de ellas no están publicadas en ningún lado, así que con este proyecto podré hacer algo con casi treinta fotos que me gustan y tenía guardadas 🙂

U de Uf

¿Por qué me está costando tanto la letra ‘U’? Llevo dos días pensándola. Existen cientas de palabras que comienzan por la U pero me bloqueo. Es como si el Diccionario de la Real Academia de mi Mente hubiera omitido el apartado U. Bueno, miento, hay una palabra que se me viene a la mente todo el rato: Universo, seguido de un Me perdí en mi universo, y tú… 🎶🎶🎶 Pero esa palabra se me viene tan grande como es el propio Universo, y me invitaría a filosofear muuuucho. Y yo no he venido aquí a aburrir a mis lectores (JAJAJA sigue manteniendo la esperanza de que tienes readers (????), ¡claro que sí!).

En fin. Hoy me recomendaron aprovechar y escribir sobre la Universidad. ¡¡LA UNIVERSIDAD!! No puede haber cosa que, actualmente, me de más pereza escribir que sobre la Universidad. Sobre todo porque no diría nada bonito. Quizás alguna cosilla amable, pero nada bonito. Ahora mismo tengo unas ideas muy fuertes sobre la Universidad, así que mejor dejar pasar la decepción para poder escribir mejor sobre ello…

Así que sencillísimamente me he decantado por la palabra Uf, que es muy representativa de todo. Uf resume esta última semana que he tenido, que se ha basado en ver gente y despedirse (ay, las despedidas…), en tramitar los papeleos finales, y arreglar fallos de los papeleos finales, en decidir y cribar, en hacer maletas, reservas, enviar mensajes, y UF.

Uf, qué pechá de todo.

____________________________________________________________________

Días de abecedario

Es un juego en el cual escribimos durante 26 días seguidos utilizando cada una de las letras del abecedario. Revolvemos recuerdos, posamos la mirada en los detalles, imaginamos, escribimos sobre viajes verdaderos, internos, poblados. Escribimos sobre calles, sombreros, tortas de manzana, aromas, detalles pequeños, sensaciones, pájaros, utilizando las letras del abecedario.

Si quieres más información clickea aquí.

Por cierto, todas las fotografías que acompañarán a cada palabra las he realizado yo, así podéis ver un poquito más de mis fotos. Muchas de ellas no están publicadas en ningún lado, así que con este proyecto podré hacer algo con casi treinta fotos que me gustan y tenía guardadas 🙂

T de Trastos

¿Habéis probado alguna vez a meter toda vuestra vida en una maleta? ¿A meter tanto ropa de verano como de invierno para un año en cuestión de veinte kilos?

Hoy ha sido la primera vez que hemos estado haciendo pruebas con las maletas. Entre Miguel y yo tenemos cuatro maletas, dos grandes y dos pequeñas. Hoy hemos conseguido meter toda nuestra vida en una maleta grande y en una pequeña. That’s all. Dos vidas conservadas en 27kg. Repito: DOS vidas.

Cada uno tenemos la opción de llevar máximo 20kg en nuestras maletas. Pero finalmente no nos ha hecho falta. Porque si hay algo que hemos estado practicando desde el verano 2016 ha sido deshacernos de trastos.

Primero comenzamos vendiendo lo que ya no usábamos o sabíamos que no echaríamos de menos para ganar algo de dinero. Luego Miguel tiró ropa vieja y yo regalé cantidades ingentes de ropa a mis amigas (¡qué suertudas!). Vacié todo mi armario y me quedé sólo con lo que verdaderamente me gustaba y usaba con frecuencia. Eso me hizo sentir mucho más aliviada y con la sensación de que realmente estaba usando todo lo que tenía. Sabía que no estaba llenando de trastos ni mi armario ni mi habitación. Todo lo que conservaba era porque tenía una utilidad, sino: fuera.

Porque las personas tendemos a recoger, recoger, recoger y no dejar ir. ¿Cuántas veces has encontrado en tu armario una prenda que ni recordabas que tenías, o una que te gusta pero que como no pega con nada la sigues guardando por si las moscas, o una que guardas simplemente para ciertas ocasiones especiales que nunca llegan? Durante un año hemos estado practicando el tener menos cosas materiales. Primero por comodidad a la hora de mudarnos, y segundo porque sabíamos que tarde o temprano el día de hoy llegaría. Sabíamos que alguna tarde tendríamos que enfrentarnos a las maletas y a la decisión de lo que se queda y lo que se va.

Lo bueno es que hemos hecho TANTA criba con anterioridad que ha sido súper fácil la elección. Tenemos poquitas cosas, y las que tenemos son precisamente las que más nos gustan, así que en cuestión de una hora ya habíamos realizado el simulacro de maletas (?) y encima superado con éxito. Nos sobran 13kg de equipaje a llenar, y no tenemos intención ninguna de usarlos 😉

____________________________________________________________________

Días de abecedario

Es un juego en el cual escribimos durante 26 días seguidos utilizando cada una de las letras del abecedario. Revolvemos recuerdos, posamos la mirada en los detalles, imaginamos, escribimos sobre viajes verdaderos, internos, poblados. Escribimos sobre calles, sombreros, tortas de manzana, aromas, detalles pequeños, sensaciones, pájaros, utilizando las letras del abecedario.

Si quieres más información clickea aquí.

Por cierto, todas las fotografías que acompañarán a cada palabra las he realizado yo, así podéis ver un poquito más de mis fotos. Muchas de ellas no están publicadas en ningún lado, así que con este proyecto podré hacer algo con casi treinta fotos que me gustan y tenía guardadas 🙂

S de Sueños

Siempre he dicho que las personas estamos hechas de sueños.

Hay frases conocidísimas como «dime con quién andas y te diré quién eres» o «somos lo que comemos», pues bien, yo modificaría esas frases a «dime qué sueñas y te diré quién eres» o «somos lo que soñamos».

Porque sí, porque creo que no existe mejor forma de conocer a alguien de verdad que conociendo sus sueños. Saber qué es lo que más desea y cómo lo desea. Por eso me encanta escuchar las ilusiones de los demás, ver el brillo de sus ojos, escucharles volar la imaginación en un mundo en el que todo es posible. Un mundo en el que no existen los «si pudiera…». Me fascina conocer los deseos de los demás.

Por eso para mí los sueños son importantísimos y hay que cuidarlos hasta que se conviertan en realidad. Porque matar un sueño es asesinar un poquito a la persona que lo soñó. Los sueños hay que alimentarlos, no desvanecerlos.

Por eso siento que siempre hay que respetar las ilusiones ajenas (esas que te hinchan el corazón), y nunca, NUNCA menospreciar y burlarse de ellas. Burlarse de los sueños de alguien es reírse de su alma, de quien es.

Así que nunca os sintáis avergonzados de lo que deseáis, por muy poco común o comprensible que sea para el resto. Sentíos fuertes y orgullosos de lo que soñáis, de aquello que os hace sonreír nada más pensarlo, de aquello que os hace volver a ser niños que sienten que todo es posible.

Soñad fuerte y sin límites, para convertiros en personas fuertes y libres.

 

«Sueña, sueña, sueña» y ensancha el alma.

____________________________________________________________________

Días de abecedario

Es un juego en el cual escribimos durante 26 días seguidos utilizando cada una de las letras del abecedario. Revolvemos recuerdos, posamos la mirada en los detalles, imaginamos, escribimos sobre viajes verdaderos, internos, poblados. Escribimos sobre calles, sombreros, tortas de manzana, aromas, detalles pequeños, sensaciones, pájaros, utilizando las letras del abecedario.

Si quieres más información clickea aquí.

Por cierto, todas las fotografías que acompañarán a cada palabra las he realizado yo, así podéis ver un poquito más de mis fotos. Muchas de ellas no están publicadas en ningún lado, así que con este proyecto podré hacer algo con casi treinta fotos que me gustan y tenía guardadas 🙂

R de Regresar

Es curioso porque si me paro a pensarlo bien, más que irme siento que, en cierto modo, es como si estuviera regresando. Más bien, como si una parte de mi estuviera volviendo a medida que se acerca la fecha de partida.

Siento que regresa esa parte de mi aventurera, la que teme lo desconocido casi tanto como la adora, la que se atreve a todo, la que tiene ansia de conocer y descubrir, la que se obsesiona con la planificación pero no puede vivir sin improvisar, la que quiere ponerse a sí misma en situaciones complicadas para ver cómo las solventa a la par que se intenta escaquear de ellas, porque es así, porque es humana. Siento que vuelve esa yo que cuando se siente libre se le esfuman las vergüenzas y se atreve a ser ella misma con quien sea, dejando atrás a la discreta y silenciosa Marta que se caracteriza con desconocidos. Siento que regresa esa persona que se enfrenta a millones de papeleos, comeduras de cabeza, idas y venidas, firmas, envíos, entregas… con tal de poder viajar.

Es como que precisamente esa parálisis viajera de la que escribía hace tanto tiempo me hubiera ido alejando más y más de esa Marta que vivía en mi interior. O vive. Más bien, que se durmió. Pero que poco a poco se está desperezando y quitándose el polvo de encima, y está engrasando los oxidados engranajes que componen su genética aventurera. Se está preparando para el regreso.

Siento que en el aeropuerto me encontraré de nuevo con esa Marta, y que nos cogeremos de la mano para emprender este viaje juntas.

Como en los viejos tiempos.

____________________________________________________________________

Días de abecedario

Es un juego en el cual escribimos durante 26 días seguidos utilizando cada una de las letras del abecedario. Revolvemos recuerdos, posamos la mirada en los detalles, imaginamos, escribimos sobre viajes verdaderos, internos, poblados. Escribimos sobre calles, sombreros, tortas de manzana, aromas, detalles pequeños, sensaciones, pájaros, utilizando las letras del abecedario.

Si quieres más información clickea aquí.

Por cierto, todas las fotografías que acompañarán a cada palabra las he realizado yo, así podéis ver un poquito más de mis fotos. Muchas de ellas no están publicadas en ningún lado, así que con este proyecto podré hacer algo con casi treinta fotos que me gustan y tenía guardadas 🙂

Q de Quiero

🎶 Quiero vivir,
Quiero gritar,
Quiero sentir
el universo sobre mí.
Quiero correr en libertad,
quiero llorar de felicidad.

Quiero vivir,
quiero sentir
el universo sobre mí.
Como un naufrago en el mar
quiero encontrar

mi sitio.
Sólo encontrar mi sitio. 🎶

 

Hoy estoy un poco así.

____________________________________________________________________

Días de abecedario

Es un juego en el cual escribimos durante 26 días seguidos utilizando cada una de las letras del abecedario. Revolvemos recuerdos, posamos la mirada en los detalles, imaginamos, escribimos sobre viajes verdaderos, internos, poblados. Escribimos sobre calles, sombreros, tortas de manzana, aromas, detalles pequeños, sensaciones, pájaros, utilizando las letras del abecedario.

Si quieres más información clickea aquí.

Por cierto, todas las fotografías que acompañarán a cada palabra las he realizado yo, así podéis ver un poquito más de mis fotos. Muchas de ellas no están publicadas en ningún lado, así que con este proyecto podré hacer algo con casi treinta fotos que me gustan y tenía guardadas 🙂